Sobre mí

Siempre he disfrutado viendo cine y aún es hoy rara la semana en que no asista a mi cita con él. El cine es para mí, tal vez, el modo más sofisticado en el que un autor puede transportarnos al mundo de los sueños y las ideas que viven en su interior y que por auténticas, nos conectan a todos.

Empecé a dar mis primeros pasos en el audiovisual la vieja VHS de mis padres cuando era un chiquillo, montando con el vídeo de casa, algo bastante incómodo la verdad!

Años más tarde pude acceder a mi primera cámara, una samsung miniDV, que grababa en 4:3 en entrelazado y con un color más bien pobre, pero en su momento me pareció una joya llena de posibilidades y con ella fue con la que me metí, por primera vez en una aventura pensada para compartir con los demás; un documental llamado Ourense musical en el que fui entrevistando a diferentes músicos de la ciudad. Un proyecto simple en apariencia, pero importante en mi trayectoria como director. Actualmente estoy pensando en reeditarlo y actualizarlo..

Fue con esa Samsung con la que empecé la saga del Prespicao (2005)en casa de mi buen amigo Val, las circunstancias en las que se rodó fueron de vuelta de una noche de fiesta, cansados y teniendo que madrugar al día siguiente y esas fueron las premisas de las que pensé que tenían que partir las futuras posibles entregas. Ese fue el primero de mis scherzi, bromas que no pretenden ser un cortometraje, pero que tienen la suficiente enjundia y afecto como para no categorizarse como simples vídeos..

Unos meses antes había rodado también mi primer corto Parking (2005), producido por MrMisto Films y la Universidad de Vigo. Fue mi primer corto y estoy muy contento con la experiencia, aunque no estuvo exenta de problemas. Para este proyecto había pasado dibujando y adaptando el guión todas las navidades, quedando una cifra aproximada de 250 planos y un desarrollo en la historia de diferentes niveles de dramatismo, producción me dijo que había que reducir a 100 el número de planos y eliminar personajes. Así lo hice, con mucho dolor, pero qué sorpresa me esperaba cuando, el mismo día de rodaje, y para rematar la jugada, me obligaron a reducir in situ a 30 o menos planos, quedando la presentación, nudo y desenlace comprometidos, por lo que a excepción de un par de planos y transiciones, me vi prácticamente obligado a improvisar. Por si fuera poco, el escritor del guión original, tras múltiples presiones por convertir el proyecto en un chiste, insistió en recibir el tratamiento de co-director en créditos, algo que le concedí por no aguantar sus chorradas por más tiempo. Con todo, aquello me sirvió para aprender que debía buscar la forma de producir mis propios trabajos como fuera.

Un año más tarde, mi amigo Ramón y yo produjimos La Sombra Del Vacío (2006) un corto que, aunque no estuvo exento de complicaciones de producción, me siento profundamente orgulloso, pues puedo decir que es el trabajo más artístico y personal que he tenido el orgullo de llevar a cabo, porque en él se contienen multitud de ideas que yo hacía tiempo que necesitaba decir. Nos quedamos cortos de pasta, haciéndolo se rompió mi pequeña Samsung y tuve que aprender a montar para poder presentarlo en el 2009, pero mereció la pena. Aquí tenéis un artículo sobre el corto.

Hasta llegar al 2010 ya había hecho un par de prespicaos más, algunos scherzi y tenía en mi poder una Panasonic maravillosa con unos colores (3CCD), como no los había visto antes y al llegar el verano me encontré con Fran, un viejo amigo de MrMisto, que me propuso participar en el festival de cortos de Rivadeo llamado “A toda Mecha”. Es así como hice mi último scherzo con pintas de corto Contemplando La Creación, proyecto que, guionicé para ser simple de rodar. Esa era mi premisa, puesto que con La sombra Del Vacío aprendí que muchas veces, lo mejor es ajustarse al tiempo y los medios que uno tiene a su alcance, no tenía grandes cosas que decir, fue un proyecto que consistía en viajar, alimentarnos de palmeritas de chocolate unos días y hacer un corto a toda mecha para presentarlo en un festival de cortos hechos así..

El equipo de ese corto, estaba compuesto por los fundadores de dreammax, con lo que lo tengo por el inicio de esa aventura audiovisual.

Posteriormente y gracias a la adquisición de mi maravillosa Canon 550D, me enfrasqué en experimento y pruebas y creo que ya puedo hablar de un nuevo género en mi filmografía, los videotest que vienen a ser scherzi en los que construyo o pruebo un aparato XXDDD. El valor narrativo es casi irrelevante pero contienen suficiente aptitud, como para poder expresarme aunque sea de modo muy esquemático.

Actualmente tengo muchos guiones en la nevera y tengo por primera vez quizá los suficientes medios y conocimientos como para hacer algo interesante otra vez, siento que pronto me pondré manos a la obra!!